More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Bundesliga Equipos

Mirada al piso

Alguna vez escuché que el que camina mirando al cielo termina con la nariz en el suelo. Una reflexión popular lógica pues no se ve el piso que hoy en la Bundesliga es válida tanto para los aficionados como para clubes de la jerarquía y tradición del Stuttgart, Bremen o Wolfbusrgo; la atención la acaparan el Dortmund, el Leverkusen, el Bayern, los equipos de la parte superior de la tabla, pero lo que está sucediendo abajo es aún más relevante.

Algunos quieren ver (especialmente en Múnich y en Leverkusen) el empate a un gol del Dortmund contra el Kaiserslautern como un símbolo de debilidad del líder en Alemania; la verdad es otra, la verdad es que sin haber jugado el gran partido que sí tuvo en Gelsenkirchen contra el Schalke –donde el empate fue un mérito del portero Manuel Neuer y no un afloje del Dortmund- los “virtuales campeones” se las vieron con un hueso duro de roer, uno que está luchando con las uñas por defender su cupo en la primera división, al que incluso el elogiable empate obtenido el sábado no le sirvió para seguir cayendo a una posible casilla de descenso.

El Kaiserslautern especialmente en su propio patio donde ha goleado al Bayern y al Schalke, está herido de muerte y como tal hizo lo que se esperaba: pelear hasta el último minuto por un botín, por un punto, que puede significar su salvación. El Dortmund podría haber sido superior 8no lo fue tampoco) y aún así las tarea de vencer a su anfitrión no le hubiera sido fácil.

Algo similar ocurrió en Stuttgart donde el dueño de casa –en caída libre rumbo a la segunda división- enfrentó a un candidato al descenso, el Nuremberg, que viene en gran racha. Era también de esperarse que ninguno de los dos se regalara nada, pero lo que nadie esperaba es que el Stuttgart, no hace mucho tiempo campeón y parte de la elite de la Champions League fuera tan flojo, tanto que nadie justificaría de alguna forma –tras lo visto el fin de semana- que rescatara su cupo en la primera división.

Y es que el 1-4 del Stuttgart fue una deprimente presentación –nada de espíritu ni pundonor- de un equipo que parece sólo a veces entender lo que está en juego; sí hace un par de semanas tuvo coraje y remontó una desventaja 0-2 para ganar 3-2, ante el Moenchengladbach, esta se le extrañaron las ganas de conseguir un resultado positivo.

Y a propósito de ese partido, el Moenchengladbach sigue desaprovechando la oportunidad de obtener los puntos que necesita ante los rivales directos en la pelea por el descenso: contra el Stuttgart recientemente, y contra el St. Pauli este fin de semana. Y lo que es peor es que desperdicia una ventaja en el marcador, y lo más terrible de todo es que es el carácter de sus propios jugadores el que lo pone en situaciones difíciles con expulsiones innecesarias como la de De Camargo en Hamburgo, pero antes fueron Raúl Bobadilla (quien ya no está en Alemania) o el venezolano Arango. Al entrenador ya lo despidieron, pero el nuevo tiene Lucien Favre, ya comprobó en Berlín que no es (era) un hombre de nervios fuertes para enfrentar la presión de conservar el cupo en primera.

Y para terminar esta mirada al piso hay que mencionar a dos grandes clubes, el Wolfsburgo y el Bremen. El primero está por encima de la zona de descenso gracias a un solitario gol a su favor en la diferencia (Kaiserslautern -6; Wolfsburgo -5) pero igualado en puntos con en antepenúltimo; el segundo tiene un punto más gracias a su casi milagroso empate en Hannover, de haber perdido estaría anclado en el fondo del tablero con -16 goles. No es broma.

Al Wolfsburgo le espera un martirio que le puede salir caro ya que aún tiene por delante en el calendario a todos los que están debajo suyo: Stuttgart, Kaiserslautern, y Moenchengladbach; el Bremen igual. Además ambos equipos se enfrentan entre sí en la antepenúltima fecha del campeonato; grandes luchando por la supervivencia, eso siempre es bueno para el espectáculo.

Date

febrero 14, 2011 | 12:06 pm

Share