More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Ballack sigue en lista de espera

Por un lado es absolutamente lógico y comprensible que el entrenador Joachim Löw no haya convocado a Michael Ballack para los primeros partidos de la eliminatoria a la Eurocopa del 2012 (contra Bélgica en Bruselas el 3 de septiembre y contra Azerbaiyán el 7 en Colonia); al fin y al cabo el ex capitán (hoy todavía ex) apenas ha jugado 90 minutos completos en competencia real (el fin de semana pasada contra Dortmund, un partido en el que no brilló) y su entrenador en Leverkusen, Juup Heynckes, lo tachó de la lista de la plantilla que a mitad de semana se jugó su ingreso a la fase de grupos de la Liga de Europa aduciendo “él no está listo para este ritmo de dos partidos en una semana”.

Alemania se juega en la primera semana de septiembre 6 puntos valiosos para ir a la Eurocopa del 2012, y allí necesita a jugadores que estén afinados, a punto; por eso, aquejados de lesiones, se quedan por fuera los mundialistas Trochowski, Aogo, Boateng y Friedrich, tampoco se tuvo en cuenta a Hitzlsperger y se dejó por fuera a Serdar Tasci, condenado a la banca del Stuttgart y por ello falto de ritmo. Esa es la razón del regreso al once nacional de Westermann (que está muy bien en Hamburgo) y de Träsch (excelente en Stuttgart) así como el llamamiento de Riether del Wolfsburgo.

El esquema que se vio en Sudáfrica no se modificará, pero si un par de nombres, ya que sin el central Friedrich, Badstuber llega a su puesto, y sin Boateng y Aogo el lateral izquierdo debe ser o Westermann (primera opción) o Sasha Riether (como su suplente), aunque también es probable que Westermann vaya al centro junto a Mertesacker.

De otro lado, la no convocatoria de Ballack (acordada mutuamente con el entrenador Löw según la información oficial) arroja preguntas sobre por qué ni siquiera se le lleva, si bien no para jugar de titular, para facilitar su reintegración al equipo.

Es conocido internacionalmente el conflicto en torno al brazalete de capitán de la selección (que Lahm sigue peleando para sí) y el rechazo de un sector de los jugadores al liderzazo de Ballack. Löw pudo haber vinculado los dos temas para desde adentro, internamente, durante la concentración, trabajar en ellos y en la armonía del grupo.

Pero eso sólo hubiera sido recomendable si el entrenador tiene la voluntad de acoplar de nuevo a Ballack en la estructura de la selección, si sigue considerándolo valioso e importante, sí vital. Pero ese no parece ser el caso.

Lo definitivo de la situación es que Ballack va a seguir siendo protagonista de la selección sin estar en ella, y que durante mucho tiempo, hasta que no se hable claro y conciso sobre su futuro y el papel que se le piensa encomendar (¿capitán? ¿líder? ¿obrero?) el debate en torno a su nombre ocupará el tiempo y la energía que el equipo nacional de Alemania necesita para otras cosas.

P/S: De otro lado, si se gana bien los próximos dos partidos, sin Ballack, Löw podrá seguir dilatando su convocatoria hasta hacer evidente su banalidad, que pareciera ser el objetivo del entrenador cuando se le observa con ojo malicioso.

Date

agosto 27, 2010 | 5:08 pm

Share

Dejar un comentario