More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Selección alemana

Breves en uniforme

Y en esta ocasión (¡qué sorpresa!) en el de Alemania, porque poco antes del partido en Bakú contra Azerbaiyán, en el que se debe obtener la séptima victoria en serie en la eliminatoria a la Eurocopa, y por ende 21 puntos que deben ser la clasificación definitiva al evento, suceden cosas que, a largo plazo, deben ser meditadas por ustedes (nosotros) los aficionados. Estas son:

¿4-4-2?

Algunos lectores de este blog han reaccionado con una inusitada furia (la de Joseba era de esperarse) al leer que Alemania en el futuro planea un cambio de sistema a un 4-4-2. Pero ojo, esa modificación no es fruto de mi pluma, el análisis es el consecuente de las declaraciones de Joachim Löw luego de la victoria en Austria.

Si quieren escuchar mi opinión personal, no simplemente las alternativas que planteé en caso de que aquello ocurra, aquí van:

a- No estoy de acuerdo con el 4-4-2
b- Me alegra la buena racha de Mario Gómez, y sus progresos tratando de emular las virtudes de Klose, pero aún así no hay comparación y es mejor mantener sólo a uno
c- En caso de producirse efectivamente la modificación de sistema, creo que el que pagará los platos rotos (ya lo había mencionado) será Khedira.

¿Por qué?

Eso me pregunto, y se pregunta Alemania, el entrenador Löw prescinde para su último partido antes de las vacaciones de una pareja, o aunque sea un solo jugador, de contención en el medio. Recordemos quienes y por qué no están: Schweinsteiger tiene el dedo del pie quebrado; Sami Khedira (que lució contra Austria como luce uno sin fútbol y apenas recuperado de una lesión) salió de vacaciones cumpliendo lo acordado entre la Federación Alemana de Fútbol y el Real Madrid; Sven Bender fue operado y está de baja; Simon Rolfes sufrió un tirón muscular y por eso no fue opción en Viena y tampoco lo será en Bakú.

Queda sólo Kroos y Löw le pidió a Sebastian Rudy (Hoffenheim) y Lewis Holtby (Mainz) que se incorporaran a la plantilla, pero el primero de ellos “puede” jugar defensivo; el segundo es ofensivo neto. Claro, contra Azerbaiyán Alemania se puede dar ese lujo, pero eso también demuestra cuál es el valor actual de Michael Ballack en la selección cuando se hace cualquier cosa para no convocarlo.

¿Tiene alguien más una explicación?

Recuerdos de antaño

Mucho fútbol lindo y poca garra tradicional. Esa ha sido otra queja de muchos de los lectores del blog que, contentos, registran la evolución de la selección alemana pero extrañan ese espíritu de lucha a muerte en busca del resultado. Para aquellos que consideraban perdido ese valor germano les recomiendo ver una y otra vez el 2-1 en Viena, allí de fútbol nada, nada; de garra y ganas de arañar un triunfo, de arrancarlo a la “como sea”, mucho.

Será interesante ver cómo se integran esas dos caras de la selección: talento y lucha; hasta ahora con los dirigidos por Löw sólo o lo uno o lo otro, un equilibrio contra España en el Mundial 2010 hubiera puesto a Alemania en la final de Sudáfrica.

El inicio del fin de Klose

¿Enterrador? Quizás, pero cuando lo mencioné aquí hace un año en torno a Ballack me cayó la crítica encima y en ese punto (que no en todos) el tiempo me dio la razón y el ex capitán no ha regresado a la selección, ni regresará.

Con Klose estoy percibiendo un fenómeno similar, no abrigo dudas que estará en la Eurocopa 2012, que es su gran sueño, pero con todo lo que pasa a su alrededor veo muy difícil que llegue como titular (lo que me gustaría) pues de mantenerse la racha de Mario Gómez, y de no suceder el cambio de sistema a un 4-4-2, que de por sí es ya polémico, las puertas seguirán cerrándosele.

A esta situación hay que sumarle que Klose ahora tendrá que buscarse un nuevo club, adaptarse a él; nada envidiable, y las prerrogativas que merecidamente goza en la selección no serán eternas.

Ahora a prepararme para ver el partido que esta noche clasificará a Alemania a la Eurocopa.

Date

junio 7, 2011 | 12:13 pm

Share