More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Bundesliga Equipos

¡Qué grande es la Bundesliga!

Es una maravilla ver cuán competitiva es la Bundesliga, basta revisar la tabla de clasificaciones, repasar los nombres de los protagonistas de la última jornada, darle una mirada a los resultados de la fecha del fin de semana, y la conclusión no puede ser otra: hay que seguir el fútbol alemán.

No quiero caer en la trampa de comparar la liga alemana con las otras grandes de Europa, sería repetir la descripción de hegemonías y el lamento de los estadios vacíos con entradas de precios impagables. De eso no hay en Alemania, donde si bien hay un “grande” “grande” –el Bayern Múnich- lo suyo no es un camino pavimentado al título temporada tras temporada.

La Bundesliga está viviendo, incluso en Múnich, un proceso que tiene como objetivo convertir a los clubes en rivales verdaderos; nada de andar regalando puntos ni comerse el cuento de “ser chico”. ¿Dos ejemplos? OK.

Mainz, que venía (¿es?) siendo candidato al descenso derrotó este domingo al “todopoderoso” Bayern (principal aspirante al título) jugando un gran fútbol; nada de suerte, nada de azar, nada de “flor de un día”. No, jugando un tremendo partido que, por cierto, debo aclararle a aquellos que quizás sólo revisan los resultados y la tabla de posiciones luego de cada jornada, reflejó (esta vez con recompensa) lo visto al equipo durante esta temporada: dinámica, gran disciplina táctica y un convencimiento en su calidad.

Claro, el Mainz es considerado una “especie en vía de extinción” en la primera división, un candidato a bajar a la segunda. Y eso debe entregarles el argumento central de este texto: si así juega uno que estará peleando por conservar su cupo entre los grandes, ¿de qué nivel estamos hablando?

El otro ejemplo es el del Mönchengladbach. Ya se ha dicho por todos lados que este club estuvo a punto de despedirse de la primera división la temporada pasada, lo que pocos dicen es que la plantilla es prácticamente la misma que rescató el pellejo. Ya le ganó al Bayern esta temporada, al Bremen lo arrolló, y ahora llega el Dortmund a su casa ofreciendo la oportunidad de, con una victoria, ser líder del torneo.

Hay muchos análisis posibles si nos detuviéramos a estudiar el caso, pero en esta oportunidad sólo quiero valerme de él para ilustrar la estrecha diferencia que en la Bundesliga separa a los chicos de los grandes. Y eso, exactamente eso, hace de esta liga una de las más grandes e interesantes del mundo.

Hay otros factores que pudiera enumerar: la gran calidad del fútbol que se juega en sus canchas, los estadios llenos, las aficiones entusiastas, la avalancha de goles en cada jornada, la seriedad de su organización…

Hoy me contento con mencionar sólo una razón valiéndome de dos ejemplos contundentes: la Bundesliga está llena de equipos que en vez de estar a “años luz” entre sí, cada vez se acercan más y se equilibran por lo alto.

P/S: OK, Freiburg y Augsburg me los podrían nombrar como argumento para rebatirme, y yo les recuerdo: Freiburg derrotó esta temporada al Mönchengladbach; Augsburg le ha ganado al Wolfsburgo y al Mainz (verdugo del Bayern). Además, están a apenas dos victorias de la posición 10.

Date

noviembre 28, 2011 | 3:23 pm

Share