More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Heynckes, el problema de Löw

El próximo miércoles la selección alemana juega, contra Francia, su último partido antes de decidir la plantilla definitiva con la cual irá a la Eurocopa. El entrenador Löw está mirando con mucha atención lo que sucede en el Bayern, cuyos jugadores son la columna vertebral del equipo nacional, y lo que hace su colega Heynckes en Múnich, quien es –quiérase o no- el moderador detrás de bambalinas de la materia prima de Alemania.

Si el Bayern funciona, la selección funciona; si el Bayern tiene problemas, la selección tiene problemas. La ecuación es fácil, y la situación complicada.

La tarea principal del entrenador Jupp Heynckes es obtener títulos con el Bayern (Bundesliga, Copa, Champions), pero la secundaria, la que se da por inercia, es suministrarle a la selección alemana, con miras a la Eurocopa, jugadores motivados y en gran nivel futbolístico.

Esa tarea secundaria, desde la perspectiva actual, no se viene cumpliendo, y amenaza con terminar en un estruendoso fracaso si este fin de semana, contra Schalke, se renuncia con un resultado adverso a la pelea por el título de liga; si en el Allianz Arena no se remonta en octavos de final de la Champions League frente a Basilea; si en Copa el Gladbach, en semifinales, reafirma su papel de “verdugo” de los bávaros en esta temporada infringiéndoles su tercera derrota.

Heynckes, que hasta la pausa invernal traía a Mario Gómez, Thomas Müller, Holger Badstuber, Philipp Lahm, Manuel Neuer, Jerome Boateng, Toni Kroos y Bastian Schweinsteiger, cabalgando en un potro que parecía sólo estar en capacidad de imprimir cada vez más velocidad a su trote, cuenta hoy con un grupo de jugadores con un rendimiento muy por debajo de las expectativas del club, y de toda Alemania.

Lo de Schweinsteiger se explica por sí solo debido a las dos lesiones que le han impedido conservar su ritmo; lo de los demás ya no tiene explicación y hay ejemplos muy preocupantes.

Tomemos el mejor de ellos: Jerome Boateng. La decisión de Hynckes de ponerlo con cierta regularidad a jugar como lateral derecho tenía como trasfondo –entre otras cosas- el poder ofrecerle al entrenador Joachim Löw una alternativa en una posición que ha sido durante meses el dolor de cabeza de Alemania, y uno de los vacíos más grandes de la selección.

Pero Boateng se ha limitado a cumplir allí, nadie puede hablar de su progreso como lateral, mucho menos de un crecimiento, y el jugador, confundido por la rotación de posiciones, tampoco brilla en aquello que teóricamente es: defensor central.

Así las cosas, Löw se ve obligado a seguir buscando lo que Heynckes pudo haberle entregado: un lateral derecho. Por ello, para no quedarse sin opciones, convocó contra Francia a Denis Aogo (Hamburgo) y a Christian Träsch (Wolfsburg).

Otro ejemplo digno de señalar con respecto a este “efecto negativo” de la crisis del Bayern en la selección, se llama Thomas Müller. El goleador del Mundial 2010 no sólo está lejos de alcanzar su mejor forma, lo que le costó una eternidad para volver a reencontrarse con el gol, sino que hace parte de un dilema muy de Heynckes cuyo protagonista es Arjen Robben.

El holandés ha logrado crear –con su estatus de estrella- un lobby a su favor para regresar a la formación titular del Bayern; el entrenador Heynckes parece querer evitar cualquier discusión (con el propio jugador y con los medios y la crítica) sobre el tema y opta por formar a Robben en detrimento de Müller, o, aún más grave, mantenerlo en la cancha retirando a un mucho más efectivo y peligroso Ribéry, como sucedió en Basilea en el partido de Champions.

Una ilustración más de cierre, para reflexionar sobre el efecto de la crisis del Bayern en la selección alemana, son los momentos futbolísticos del capitán Philipp Lahm y del goleador Mario Gómez. Sus aportes a cualquier tipo de “sacudón” en el equipo de Múnich son nulos; sus ganas de hacerlo –y esto preocupa más- también están muy cercanos a cero.

Y entonces un seguidor de Alemania, uno que sueña con el título de la Eurocopa, se pregunta: ¿qué material le entregará el Bayern a la selección? Basta tener en cuenta cuan positivo fue en el 2010 que esos mismos jugadores (la mayoría de ellos) llegaran al Mundial, donde brillaron, con títulos y la satisfacción de haber disputado la final de la Champions League.

Ahora sumémosle al aspecto deportivo, el personal y emocional. La pelea en la cabina entre Badstuber y Müller luego de la derrota en Suiza contra Basilea, o las críticas que tiene que asumir Kroos de sus compañeros debido a su imagen como “consentido” de Heynckes, o la escasez de liderazgo (por falta de voluntad o de capacidad) del capitán del Bayern y la selección Philipp Lahm, o la ausencia de Bastian Schweinsteiger.

Heynckes pudo haber aportado soluciones, pero hoy para Joachim Löw ante todo un problema.

Date

febrero 24, 2012 | 2:18 pm

Share