More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Bundesliga Copa Alemana Equipos

Las verdades que revela la Copa Alemana

La temporada de la Bundesliga aún no empieza, pero la primera jornada oficial del fútbol alemán, el arranque de la Copa, deja a muchos clubes grandes en estado de alerta, y con las alarmas prendidas.

Desde hace 25 años no se presentaban tantas eliminaciones de equipos de la primera división en la jornada inaugural de la Copa: Hoffenheim, Hamburgo, Bremen, Fráncfort, Núremberg y Fürth.

Especialmente vergonzosos fueron los resultados obtenidos por Hoffenheim (que proclamaba ser candidato a un cupo en competencias europeas esta temporada), Bremen (que se encamina a decepcionar de la misma forma en la que lo ha hecho en los dos años reciente), y Hamburgo (que después de luchar el campeonato pasado por no descender, demuestra que la experiencia no le ha servido para escarmentar).

Aún más preocupante son las excusas que se escuchan para justificar derrotas contra rivales que de lejos están muy por debajo de sus posibilidades deportivas y económicas: el calor y la falta de ritmo.

Claro, todos los entrenadores perdedores han tenido que aceptar obligatoriamente la responsabilidad de que los partidos se perdieron por algo más que simples factores externos. El técnico de Núremberg, por ejemplo, reconoció que en su equipo los jugadores no “tuvieron la actitud adecuada”.

Si bien es cierto que a los clubes de primera división eliminados de la Copa Alemana les falta el ritmo de competencia, que no tienen porque el torneo aún no empieza, tampoco se debe ocultar que sus plantillas nunca antes en la historia del fútbol local, tuvieron tanto tiempo para preparar estos partidos. Mes y medio de vacaciones de verano, de pretemporada, debería haberles alcanzado para doblegar a rivales de tercera, cuarta y quinta categoría (literalmente).

“Ahora las críticas son justificadas” sostiene el entrenador Thorsten Fink del Hamburgo. Con todo respeto, antes también eran justificadas, pero con su eliminación en la Copa Alemana, el tradicional club del norte del país tocó fondo, y ya no se puede tapar más el sol con las manos: el HSV ya no es un equipo grande, es sólo uno más de los chicos y su camino para volver a ser protagonista es cuesta arriba.

El Hamburgo se deshizo, en su plan de saneamiento de las finanzas, de los delanteros Mladen Petric y Paolo Guerrero y sus reemplazos, Son Heung Min y Marcus Berg, dejan dudas sobre la calidad necesaria para la Bundesliga. Lo mismo es válido para los centrales Jeffrey Bruma y Michael Mancienne. Adiciónenle la carencia de un volante creativo, y lo que resulta es un equipo pobre que justamente se despidió de la Copa.

Lo de Bremen, Hoffenheim, Fráncfort, Núremberg y Fürth no es diferente. Así que no se sorprendan si no les ven protagonizando la Bundesliga en caso de que no tomen los correctivos necesarios hoy mismo, cuando aún hay tiempo.

Date

agosto 20, 2012 | 1:57 pm

Share