More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Bundesliga Equipos Perfiles

Wolfsburg: con pan y sin agua

Por supuesto que nadie ha dicho que la sede deportiva del club alemán patrocinado por la automotriz Volkswagen es Guantánamo, así como tampoco hay quejas conocidas ante el tribunal de derechos humanos de las Naciones Unidas, por tortura.

Lo que si han sostenido muchos (y no les falta razón), es que a los métodos de entrenamiento, y “formación del espíritu de grupo”, a los que acude Felix Magath en Wolfsburgo (y en todos los clubes por los que ha pasado), les falta mucha humanidad, y por un pelo no son –técnicamente- tortura.

Tras la derrota contra el Bayern, Magath envió al equipo a correr por el bosque, y mientras los jugadores se exigían físicamente hasta perder el aliento, el entrenador vaciaba las cantimploras de agua. Los sedientos futbolistas, al regresar de la exigente jornada de trote, encontraron poco agua para refrescarse, ella había sido racionada.

Y Magath, cuando se filtró la información al público, defendió su medida, argumentando que era “pedagógica” y buscaba “reforzar el espíritu de grupo” que le faltó al equipo en Múnich, especialmente en una escena en la que el arquero Diego Benaglio estaba tendido en el suelo, lesionado, sin que ningún compañero acudiera en su ayuda o intentara interrumpir el partido.

Habrá algunos que, teniendo en cuenta este trasfondo, quizás defiendan la “ejemplarizante” acción del entrenador, pero para los jugadores del Wolfsburg ella fue sólo un “castigo” por la derrota ante el Bayern.

Este fin de semana el equipo de Magath perdió nuevamente, y uno se pregunta: ¿si un traspiés ocasiona el racionamiento de agua, la reincidencia provocará la disminución de las raciones de comida?

Es que Magath es así, extremo. Lo del entrenador del Wolfsburg no es nuevo, ya en el pasado acciones de este tenor han sorprendido (no siempre positivamente) a la afición y los conocedores.

Recordemos: en Schalke, en alguna ocasión, hizo madrugar a los jugadores en pleno invierno, y bajo temperaturas bastante debajo de los cero grados, y en medio de una incesante nevada, les obligo a salir a trotar durante un tiempo bastante largo, sin guantes, gorro o bufanda.

En otra ocasión, durante la pretemporada, hizo que los futbolistas, en la playa, bajo el sol ardiente del mediodía, con el termómetro marcando más de 30 grados, empujaran llantas de tractor.

Por eso no sorprendió que un par de días antes del partido contra Wolfsburg, el peruano Jefferson Farfán accediera a conceder una de esas escasas entrevistas que concede en Alemania. Todo para decir cuán “inhumano” Felix Magath es, y cuán poco respeto o admiración tiene por un entrenador que a su juicio “no le dejó nada positivo al Schalke”.

Y claro, el peruano, especialmente motivado por “tomar revancha de Magath”, jugó un gran partido y anotó un gol que celebró frente al banco del Wolfsburgo. Dicen que al entrenador rival le nombro la…

Lo que a veces olvida el peruano, es que fue Magath quien le enseñó a defender, quien mejoró su condición física (claro, a punta de “tortura”), quien le exigió a fondo para que no se contentara sólo con la calidad que tenía.

Pero es que todo eso, o el hecho de que a Magath el fútbol alemán también le debe la promoción de importantes jugadores alemanes, de Philipp Lahm a Julian Draxler, o las contrataciones espectaculares de Klas-Jan Huntelaar o Raúl, termina en el olvido, en segundo plano, por culpa de sus “exagerados” métodos de entrenamiento.

Date

octubre 8, 2012 | 8:38 am

Share

Feedback

1 comentario

1 comentario

  • El Futbol es un deporte duro!!!! Lo que quiero decir es que en estos dias el entrenamiento duro es lo unico que mantiene las condiciones fisicas tan necesarias en el Futbol moderno…… Y el que no le guste o no aguante esto…. Lo mejor que puede hacer es retirarse ir a comprarse un BARBIE y ponerse a jugar muñecas……….. Espero que el equipo de Mr. Felix Magath mejore el fue un gran jugador y es un gran tecnico, una verdadera leyenda del Futbol Aleman………

Dejar un comentario