More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

El pobre Ballack

Al ex capitán de la selección alemana parece que tampoco el fin de su carrera deportiva le ha traído la tranquilidad que tanto esperaba: ante una corte española, un abogado de oficio le declara “muerto de hambre”; su divorcio se finiquita en cinco minutos; y su ex club, Leverkusen, debe pagar por su culpa una multa de 25.000 euros por culpa de ausentarse a una prueba de dopaje.

En España, y con razón, causó gran revuelo la argumentación con la que el abogado de oficio del ex futbolista alemán pretendió librarlo de una multa de 10.000 euros, y de la perdida de la licencia de conducir durante dos años y medio, en una audiencia por haber violado los límites de velocidad locales (manejando a 211 kms por hora en una zona de máximo 120).

Según el defensor de Ballack, el ex capitán de la selección alemana, por encontrarse en retiro, es prácticamente un “desempleado” que no tiene ingresos, y por ello, pese a ser famoso, no se le podía exigir más de 1.000 euros de multa.

Sin más ni más, el defensor de oficio, en ausencia de Michael Ballack, transformó a un millonario deportista en un muerto de hambre; a una estrella internacional en el “hazmerreír” de la opinión pública.

El futbolista, inmediatamente, despojó al abogado de su mandato, y se excusó ante el pueblo español y su sistema judicial, por las argumentaciones “sin sentido”.

Pero no bien solucionado este momento de vergüenza, se filtraron en la prensa sensacionalista los detalles del divorcio de la estrella del fútbol alemán y su esposa, quien, para rematar la amargura, ya tiene nueva pareja, un modelo muy bien plantado, famoso en su medio y al que tampoco le falta el dinero. Por lo menos este, a diferencia de Ballack, sí tiene por ahora empleo.

La última noticia en torno a Ballack fue su ausencia, en septiembre del 2011, a un control de dopaje hecho a todo el Leverkusen por la NADA y la UEFA. El jugador, entonces con gripe, estaba anunciado para estar presente en el entrenamiento, luego del cual se harían las pruebas, pero camino a la sede deportiva, y con el visto bueno del club, regresó a casa a guardar reposo.

Ello le cuesta ahora al Leverkusen 25.000 euros de multa, y a Ballack, en una semana para olvidar, otro titular en los diarios que tiene de todo menos de positivo.

Date

noviembre 5, 2012 | 12:09 pm

Share

Dejar un comentario