More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Perfiles Selección alemana

Regresa “el águila”

Pasaron casi exactamente dos años. Una ausencia larga que es apenas parte de la enorme cruz que llevó a cuestas el portero alemán Rene Adler (su apellido traduce águila). Ahora, después de haber mostrado un gran principio de temporada con el Hamburgo, en lo que fue su regreso al fútbol tras casi temporada y media de absoluta para, es convocado de nuevo a la selección por el entrenador Joachim Löw.

Adler ha sufrido, y mucho. El Mundial del 2010 tuvo que perdérselo por culpa de una lesión en la costilla. Entonces tuvo que ser testigo, como el resto del país, siguiendo el torneo por la televisión, cómo su lugar como titular de la selección alemana se lo apropiaba Manuel Neuer, quien llegó a reemplazarle y se quedó con la posición.

Cuando pensaba que estaba ya recuperado, y en condiciones de disputar de tú a tú con el arquero del Bayern lo que era suyo, apareció otra lesión (cuyo verdadero diagnóstico es aún hoy un misterio), que definitivamente le obligó a marginarse de las canchas por un buen tiempo.

En Leverkusen, su club de toda la vida, Adler creyó que se le iba a esperar con paciencia, pero su esperanza resultó ser inocente, porque el equipo, necesitado de un portero que ofreciera garantías, le dio de cierta forma la espalda. Adler pudo adelantar la recuperación con el cuerpo médico y técnico del equipo, pero sin garantía de que le conservarían su espacio; muy por el contrario, allí, como en la selección, ya tenían instalado a un sucesor, a Bernd Leno.

La temporada 2011 – 2012 de Rene Adler estuvo llena de momentos amargos que el arquero se tuvo que tragar en silencio. Al final de cada partido del Leverkusen en su patio, a los cuales Adler asistía con entusiasmo, la prensa (yo entre ellos) le abordaba para preguntarle por el estado de su recuperación.

“Estoy progresando” fue su respuesta habitual. Durante los primeros meses del torneo se mantuvo la expectativa, pero conforme fue pasando el tiempo, ya todos le veíamos salir de las catacumbas del estadio sin dirigirle la palabra. Tan solo un corto saludo, un corto comentario, y el enfermo se marchaba, ya hasta ignorado por la prensa.

En muchos círculos incluso se llegó a especular con un posible retiro temprano de Adler, no pocos vaticinaron el final trágico de su corta carrera. Pero entretanto el arquero seguía mordiéndose los labios, sufriendo a escondidas, trabajando en un rápido regreso a las canchas pese al ambiente hostil que le rodeaba: rumores, ostracismo, falta de solidaridad.

El contrato de Rene Adler, que estaba a punto de vencer, fue objeto de una renegociación por parte del Leverkusen. La oferta, según se cuenta, lucía más como una pensión de invalidez que como el interés del club de conservar a uno de los mejores porteros que Alemania ha visto en el último lustro.

Y es que a la mala suerte en materia de salud de Adler, se sumaba una bonanza de talentosos porteros jóvenes en Alemania. ¿Quién le podría necesitar cuando había tantos juveniles de la calidad de ter-Setegen, Leno, Trapp, Baumann, Zieler? ¿Y dónde podría encontrar un cupo si allí donde no dominaban las nuevas estrellas se confirmaban los más veteranos como Weidenfeller o Wiese?

Pero a alguien con tanto talento como el que posee el “Águlia”, en algún momento la suerte tenía que sonreírle. El Hamburgo se interesó en él, y él agradeció la propuesta aceptándola de inmediato.

Y pese a que el equipo del puerto ha tenido demasiados altibajos en sus primeros 10 partidos del campeonato, y a que las cosas en colectivo no terminan de engranar, Adler, partido tras partido, se ha erigido como el mejor del Hamburgo.

Mejor dicho, Adler ratificó toda su calidad, atajando lo inatacable, brillando en el manejo del área, organizando la defensa. Es una ironía ver los resultados del Hamburgo y encontrar que incluso cuando se pierde, cuando se encajan varios goles, el arquero recibe la mejor calificación posible.

El debate sobre la necesidad de volverle a dar una oportunidad en la selección alemana no tardó en encenderse. Fruto de él, y de que es imposible no reconocer su excelente nivel, el entrenador Löw le ha convocado.

Date

noviembre 9, 2012 | 12:43 pm

Share

Feedback

1 comentario

1 comentario

  • Ahora Löw ha de empezar a fijarse en los chicos del Eintracht que están haciendo una temporada excelente, Trapp, Jung, Rode o Alex Meier. Lo de Adler estaba cantado, entre otras cosas porque Ter Stegen es un coladero esta temporada y Zieler tampoco está en su mejor momento.
    Lo que no comprendo es que nuevamente haya llamado a Westermann y deje fuera a gente tan válida como Wolfsheid, del Leverkusen. Está lesionado? No jugó el partido del pasado jueves en la Europa League. Quizá sea ese el motivo. Está en un excelente momento y es muy joven. La defensa sigue siendo con diferencia el punto débil de la selección alemana. Por si fuera poco, hoy se ha retirado lesionado Boateng y ya veremos si podrá estar contra Holanda.

Dejar un comentario