More DW Blogs DW.COM

Fútbol alemán

Deutsche Welle en español

Daniel Martínez | Bundesliga Equipos

Campeón tempranero

Puede que me equivoque, pues en el fútbol todo puede pasar, pero analizado el panorama de la Bundesliga, no queda otra cosa que felicitar desde ya mismo al Bayern por su nuevo título en Alemania.

No se trata sólo de reconocer que el club de Múnich, cumplida apenas la fecha 15 del campeonato, que no es siquiera la mitad del recorrido, ya acumula ocho puntos de ventaja sobre el segundo, once sobre el tercero, trece sobre el cuarto, catorce sobre el quinto y quince sobre el sexto. No, se trata de entender que los rivales no son rivales verdaderos; que no hay quién le dispute el título al Bayern.

Revisemos cómo están las cosas, y cómo se podrían poner, para ilustrar mejor eso de que no hay contrincante serio para este Bayern que ya puede celebrar la conquista de la ensaladera (apenas empezando diciembre).

El Leverkusen, que es segundo en la clasificación, está en esa posición (con respecto al líder) gracias a que de los “grandes”, fue el único que le arrancó al Bayern una victoria. Pero el Leverkusen, futbolísticamente, no tiene cómo disputarle el título a los de Múnich.

El club de la multinacional Bayer es un equipo sólido, sí, pero más por el equilibrio entre sus líneas, que no destacan, pero tampoco decepcionan. Atrás, el Leverkusen permite demasiadas ocasiones de gol, y se deja atacar con bastante facilidad, aunque resuelve bien esos apuros, en especial apoyado en el talento del lateral derecho español Carvajal, el central Wollscheid, y el sacrificio de los volantes de contención Bender y (esporádicamente) Rolfes.

Hacia delante tiene uno que empuja con gran solvencia, Schürrle, uno que tiene grandes ideas (que no siempre le resultan) como el hispano-alemán Castro, y un goleador implacable como Kießling, para nada vistozo, pero muy efectivo.

Esto le sirve al Leverkusen para doblegar (no sin su cuota de sufrimiento) a los más chicos, para disputarles de tú a tú los partidos a los equipos de media tabla, y para esperar un día afortunado cuando se mide a los verdaderamente fuertes. Pero eso es todo lo que tiene, y eso no es suficiente.

El Dortmund es victima de dos problemas graves, que son los que le impiden ingresar de lleno al Olimpo de los gigantes: alcanzó su mejor ritmo demasiado adelantada la Bundesliga, aún no engrana los “chips” mentales de lo local con lo internacional.

A mitad de semana, contra el Düsseldorf, obteniendo un empate innecesario, el defensor del título alemán renunció a todas sus aspiraciones porque flaqueó en la concentración de tanto pensar en el Allianz Arena. Por eso el Dortmund llegó a Múnich a cumplir, y a evitar mayores desgracias.

Ir de tercero, teniendo el segundo lugar al final del campeonato local al alcance, satisface a los dirigidos por Jürgen Klopp, que ahora se enfocarán completamente en la aventura Champions League con la certeza de que aún no están lo suficientemente maduros como para disputar más de un título a la vez.

Dortmund, por su fútbol, hubiera sido el único rival que se podría haber considerado verdadero a los ojos del Bayern.

Schalke, en cambio, no lo es en la realidad, aunque en el papel alcanza a serlo. Pero los azul y blanco de Gelsenkirchen, pese a tener una plantilla de lujo, dependen mucho de lo individual y construyen poco a partir de lo colectivo.

De nada sirve tener a Huntelaar, Farfán, Draxler, Holtby, Afellay, etc, si entre ellos no se juntan como un grupo que se identifique bajo el nombre de Schalke. No, ellos no son Schalke, Schalke es ellos, y bajo esas dependencias pues la meta a alcanzar es defender el cupo a la Champions League la próxima temporada, y en esta una larga permanencia en esa competencia.

De los de más abajo, pues ni hablar, están demasiado abajo, y lo suyo (valido sólo para el Bremen, Stuttgart, y quizás Hamburgo y Gladbach) no es pensar en el titulo, sino en cupos internacionales.

¡Felicitaciones Bayern!

Date

diciembre 3, 2012 | 12:45 pm

Share